Estados Unidos 860 Timbre 3 - San Telmo       Wathsapp 115-338-9700

CLARIFICACIÓN   N° 1   3/3/18

de dudas personales.

Pregunta: ¿Cómo ayudar a no perderse del ritmo de la música?

Es necesario hacer el esfuerzo de discriminar el ritmo físico del ritmo emocional que conviven en cada música.

El ritmo mental que también convive con ellos es intangible y corresponde a “la motivación del compositor”.

Al discriminar el ritmo físico, y poner una profunda intención de estar atrás de él, nos ponemos en camino de alcanzar la “Motivación del compositor”.

Estar atrás del ritmo FISICO es estar en DELAY a lo que la música va marcando. El ritmo físico tiene dos variables cuantificables: La velocidad y la intensidad.

Cuando uno toca un bombo legüero, puede hacer los golpes a distinta velocidad y con distinta fuerza.

El ritmo físico de las músicas nos permite entrar y ESTAR en ellas. Cuando sumamos la escucha del ritmo EMOCIONAL (que corresponde a la melodía) es muy difícil sostener la atención en el ritmo Físico. Requiere el desarrollo de la mente analógica, que tenemos poco frecuentada en las horas de cada día de la vida cotidiana.

Un ejemplo que puede aclarar es cuando al aprender a tocar el piano se intenta lograr tener INDEPENDENCIA de lo que hace una mano y la otra. Solo un entrenamiento exhaustivo y disciplinado nos lleva a logarlo.

En general los que llegan a las clases prestan atención al ritmo físico primeramente, y se los ve “Más en ritmo físico” que a los que tienen más tiempo de trabajo, que se dejan llevar por la emoción, se apasionan y se sensibilizan… Muchas veces se pierden del ritmo físico de la música que está sonando (dejando de ESTAR técnicamente en ellas).

Todo lo que expresan los cuerpos es aceptado, es parte del trabajo. No necesita haber un juicio de valor por que uno haya perdido el ritmo o no. Cada uno está dentro de su proceso de “AMPLIACIÓN de la PERCEPCIÓN individual”.

Para poder SER dentro de cada música primero es necesario entrar a ella y ESTAR.

Al igual que una relación personal, necesita de presencia para que EXISTA. Si no se comparte, no crece el vínculo.

Sé que no es fácil asimilar esta teoría, donde parece que uno debe convertirse en monigote de las músicas.

Es que al YO IDENTIFICADO con un nombre y apellido, una edad, una nacionalidad, una familia, una profesión y un país, siempre le costará disponerse a una experiencia TRASPERSONAL como es “interpretar” una música.

A la palabra INTERPRETAR todos la iremos llenando de nuevos contenidos si nos comprometemos con la TAREA.

Nuestra tarea requiere “Ponerse en el lugar del otro”.

Requiere una gran entrega, y ser un gran ACTOR.

Jesús fue un gran actor…

 

EJERCICIO:

 

Música de un piano que produce una melodía.

  1. Solo escuchan el ritmo físico y lo “marcan” con los pies.

  2. Tratan de estar relajados, esperando que llegue el estímulo de la música para recién moverse

  3. Descubren dos partes bien distintas, y tratan de que sus movimientos representen esa variación

  4. Dentro de cada parte, buscan profundizar en su “Forma particular”

  5. Descubren que el ritmo se puede marcar con distintas partes del cuerpo

  6. Se enfrentan a la limitación al reconocer que la música tiene SU FORMA.

 

                                                                                                                         Emilio