Estados Unidos 860 Timbre 3 - San Telmo       Wathsapp 115-338-9700

CLARIFICACIÓN   N°5   31/3/18

de dudas personales.

Pregunta: ¿Qué ayuda cuando uno se enoja de verse repitiendo una forma de moverse de la cual no puede salir?

Cada uno tiene su forma de moverse, y esa forma nos da nuestra identidad.

Matar esa forma sería un suicidio. Cada uno es “un universo en sagrado equilibrio”.

Nuestra forma en realidad se podría decir que es “nuestra zona de confort”, el lugar donde podemos movernos con naturalidad, sin mayor esfuerzo…

Cada uno tiene su “movimiento loco”, dicho así porque es un movimiento que no necesita de ninguna acción consciente para desarrollarse. Es un movimiento automático. Es bueno que lo tengamos, gracias a él hemos sobrevivido hasta el día de hoy.

En un grupo de buscadores (si realmente se asumen buscadores) todos los presentes están aportando:

  1.  su energía a favor de la propuesta

  2.  su “resistencia” a la propuesta.

Como es una propuesta de vanguardia de alto desafío a nivel personal, es de esperar que se manifiesten “resistencias importantes”.

Que se manifiesten las resistencias dice que se está trabajando, que se está intentando “mover”. Cuando aparece la resistencia, en verdad es porque algo en la “conciencia de sí” ya se movió.

El enojo es “la única energía que disponemos para poder transformar”. Cuando nos enojamos debemos inmediatamente hacer el esfuerzo de “Observar la circunstancia, nuestro presente”. Es igual enojarse con el afuera o enojarse con uno mismo, solo son distintos escenarios donde se puede estar “diciendo” lo mismo. Tener un mecanismo repetitivo no es ninguna originalidad. Cada uno tiene grabada una forma particular de moverse, como tiene grabado un único tono de voz, único e irrepetible en el cosmos. Cada uno tiene una forma de moverse que fue construida con la sucesión de encarnaciones, tanto por herencia genética como por herencia espiritual.

Cada uno tiene un color de ojos, una altura, una fisonomía que lo identifica como pieza única en el cosmos.

Intentar que un alto se convierta en petizo es una tarea inútil.

Enojarse con uno mismo puede decirse que está más cerca de la oportunidad de “Conocerse”.

Se trata de “encausar” el enojo.

Impedir con GRAN ESFUERZO caer en ESTADO de ENOJO, y orientar esa energía poderosa! (cuando nos enojamos nos sentimos con una fuerza disponible fuera de lo habitual)

Sin OTRO es imposible REVELARSE a SÍ MISMO.

Normalmente lleva muchos años de participar en el grupo para realmente darle valor a esta afirmación.

En cada clase tenemos una multiplicidad de posibilidades de vernos reflejados en un OTRO.

Se trata de “ir cambiando mecanicidades” para que vayan pudiendo suceder “cosas distintas”.

Un mecanismo cuesta instalarlo, pero una vez instalado ya puede empezar a ser usado cada vez con mayor soltura.

El mecanismo de TOMAR del OTRO en la DANZA EXPRESIVA es central para nosotros. Cuando se practica una vez, no se lo puede olvidar…

Nos cuesta diferenciar el “COPIAR el MOVIMIENTO del OTRO” con “tomar algo del OTRO he INCORPORARLO a NUESTRA MECANICIDAD.

Los dos tienen su valor. Al copiar, ejercitamos la voluntad de “poner valor en lo que el otro trae”. Ejercitamos también nuevos movimientos que de otra forma no haríamos, preparando el cuerpo físico para ser DUCTIL.

Al TOMAR ALGO del OTRO nos acercamos a Incorporar más profundamente la forma del OTRO.

Es Incorporar una mecanicidad más pequeña dentro de la mecanicidad más grande que todos traemos.

Si se descubre esta dinámica, que nos genera menos desgaste en la relación con los demás, jamás querrá abandonarse.

Es como si aprendiéramos las tablas de multiplicar y de pronto quisiéramos olvidarlas a pesar de su practicidad para hacer cuentas.

 

EJERCICIO

Se dividen en dos grupos. Músicas de Ritmo simple y desafectado y música de emoción afectiva (te quiero - no te quiero)

  1. Toma de un compañero “ALGO” que nos llama la atención. Tratan repetidamente de no caer en “la copia de toda la forma” del movimiento del otro.

  2. Van incorporando “Una sola cosa” a la forma personal de moverse. Cuando sienten que esa influencia se diluyó dentro de nuestra propia forma de movernos y ya no llegamos a poder identificarla actuando, buscan “una nueva influencia en el compañero”

  3. Toman todos de todos. Sin perder el interés en incorporar “una sola cosa” de un solo compañero. Para lograrlo requiere de un estado de mucha ATENCIÓN, de mucho registro en el propio movimiento.

  4. Descubren el placer de “volver a la propia forma sin juicio”, como forma de cargar energías para volver a probar “una nueva influencia”.

 

La evolución no se produce sin esfuerzo.

Hay que lograr direccionar la atención: Una forma de meditación en la acción.

A los occidentales nos cuesta menos buscar en el afuera, “accionar” para poder conocernos gracias a un OBSERVADOR PROPIO que se va desarrollando

Buscar ir incorporando “pequeños movimientos de los compañeros” y “ponerlos en juego ampliándolos” dentro de nuestra mecanicidad, llevó a casi todos a un estado anímico de alegría y comunión con los participantes de cada uno de los 2 grupos.

                                                                                                              Emilio