Estados Unidos 860 Timbre 3 - San Telmo       Wathsapp 115-338-9700

CLARIFICACIÓN N°14   20/10/18

de dudas personales.
 

Pregunta: ¿Cómo lograr mayor intimidad durante el movimiento con otros compañeros?

Existe un yo identificado con un nombre y apellido que funciona como un corset.

Este yo identificado se desarrolló desde temprana edad y nos valió para llegar vivos, ayudándonos a atravesar innumerables situaciones adversas de nuestra vida.

En este Yo se encuentran muy ejercitados los mecanismos de defensa. Desde temprana edad a todo lo que nos afectaba debíamos darle una respuesta, una forma de protección. Estas mecanicidades de protección están tan aceitadas en su uso que las tomamos como “Nuestra identidad”.

Por lo tanto vamos por la vida con mecanismos activos de protección, aunque la situación no los requiera.

Establecemos vínculos personales y de pareja sin descubrir que estamos actuando siempre desde un yo identificado con nuestros mecanismos de defensa.

Este esquema es un poco simplista, pero sin duda que ayuda a entender la necesidad de “ir dejando” que otros de nuestros Yoes empiecen a manifestarse.

Para ello, lo que hacemos en nuestra práctica es generar un medio propicio para que “podamos bajar la guardia” y reconocernos en “distintas formas de movernos, de sentir y pensar”. En lugar de hablar del problema que arrastramos casi todos los que crecimos en un medio hostil a la sensibilidad de bebes, niños, adolescentes y jóvenes.

Las músicas aportan el “Bálsamo benigno” para poder entre todos los presentes dar unos pasos hacia la transpersonalidad.

Entendemos como transpersonalidad a la capacidad de tener la mayor cantidad de Yoes liberados como para poder responder a las situaciones de la vida que los demanden.

Si no se desarrollan distintos yoes en la acción, es como si uno jugara en la vida con una sola carta.

Nos volvemos más y más predecibles…

Creemos que tenemos muchos yoes liberados! Creemos que somos capaces de tener decisiones propias sin hacer el trabajo interno de escuchar nuestras voces y conciliarlas.

Este trabajo de “conciliar nuestras voces”, nos permitiría resolver los acertijos que nos va aportando la vida, y así no acumular “contradicciones”.

El estado de contradicción es lo que más nos debilita. Inclusive se puede llegar a afirmar que es lo que nos enferma.

Para lograr una alineación de los cuerpos físico, emocional y mental estaremos de acuerdo que se necesita mucho más de una práctica que de una teorización sobre el tema.

En nuestra Escuela (todos aportan y aprenden de los otros) se hacen prácticas que favorecen la buena relación entre nuestros hemisferios, nuestros cuerpos y nuestras voces.

-¿Para qué sería necesario explicar previamente cada vez lo que estamos haciendo?

El espacio de “preguntas” existe, pero muchos aun no recorrieron suficiente camino para poder tener la necesidad de formularlas y compartir puntos de vista. Creo que es muy delicado el equilibrio que cada uno lleva de su “Universo”. Creo que cada uno debe tener no condicionada la participación en el espacio de preguntas. Si nos reconocemos adultos, el que no está presente en el espacio de elaboración es porque elige estar en otro lado…  Si su Yo identificado no le permite participar dos horas por semana en un trabajo en conjunto y con palabras, se entiende que aún no es su momento…  Por otro lado, los que presencian esta actividad hace tiempo, logran valorarla cada vez más y más.

Existe una mente finita, que corresponde al hemisferio cerebral izquierdo y una mente infinita que corresponde al derecho. Con la mente finita solemos andar por la vida, teniendo una mirada que recorta continuamente todo lo que vemos delante nuestro. Con la mente infinita, en cambio, nos sentimos conectados con todo lo que nos rodea y desarrolla nuestra capacidad empática. La música, la pintura, el cuerpo y los colores corresponden al lenguaje del hemisferio derecho, por ello es tan difícil hablar de ellos con palabras (a menos que se utilice lenguaje poético metafórico)

En nuestros ENCUENTROS abunda la música, los cuerpos en movimiento que provocan imágenes en colores muy cambiantes. Todo este caudal de estímulos no son posibles de procesar por el hemisferio izquierdo racional! La situación por sí misma convoca a que los presenten puedan ir sintiéndose más y más conectados entre sí con el correr de la clase de movimiento.

Se entiende que para percibir al otro como más cercano, es porque disminuyó la presencia de “nuestros mecanismos de defensa”, y aumentó la participación de nuestra mente infinita.

Es muy agradable la sensación de dejar de estar a la defensiva!! sobre todo cuando se descubre que pasamos la mayoría del tiempo de nuestra vida defendiéndonos innecesariamente!!!

En cada encuentro, cada integrante comienza a confiar más y más en que existe la posibilidad de sentirse en comunión con otros seres. El tiempo de trabajo y la continuidad con ritmo en el grupo, van desarrollando destrezas lentamente, de esas que no se pueden borrar! Son destrezas que se desarrollaron durante una experiencia práctica.

Cuando uno aprende en la práctica, aprende psicofísicamente. Los aprendizajes psicofísicos no se borran. Las personas que vivencian, nunca van para atrás! Lo que sucede, es que al cambiar su punto de vista, cambian su percepción de los mismos hechos!!!  Creer que “en las clases pasa siempre los mismo” es un común discurso de nuestro yo identificado, desesperado por estar perdiendo su poder hegemónico!

Si nos relacionamos desde nuestro yo identificado, no se puede lograr un encuentro.

Asociamos la intimidad en el vínculo con otro exclusivamente con un encuentro sexual genital. La sexualidad genital no es parte de nuestra búsqueda.

Podría generalizar de que INTIMIDAD se produce cuando “en algunos momentos durante la clase”, uno baja la guardia y se encuentra percibiendo al compañero en el presente como por primera vez!

Algunos encuentros transpersonales son muy potentes! Muchas veces nos recuestiona (consciente o inconscientemente) sobre nuestra vida de relación. Este trabajo, por lo tanto, modifica a la larga, todos los vínculos de nuestra vida!

El tema de DESCONOCERSE es sin duda la prueba más difícil de atravesar!

Creerse de una forma única e identificada con un solo Yo, ayuda a que esta prueba sea aún más dificultosa.

Reconocer un marco teórico, tener herramientas para sostener que cada vez que entro en crisis de identidad, es porque estoy ganando terreno al yo identificado. Este me limita en mi forma de manifestarme. Forma de hablar, de pensar, de moverme…

Sin desarrollo empático, el hombre se va empobreciendo.

Se encierra en su realidad.

Pierde interés por la realidad del otro.

Solo le importa su ombligo.

Se aleja de la felicidad!

                                                                                                                           

                                                                                                                       Emilio