Estados Unidos 860 Timbre 3 - San Telmo       Wathsapp 115-338-9700

CLARIFICACIÓN   N°13   1/09/18

de dudas personales.
 

Pregunta 1 ¿Cómo permitirme entregar el peso a un compañero y sentir que no controlo y a la vez no lo sobrecargo a él?

Es propicio siempre estar consciente del propio equilibrio dinámico. Estar consciente no implica estar controlando. Estar muy atento a mi forma de moverme facilita que pueda poner interés en la particular forma de moverse de un compañero.

Siempre para comunicarse con otro uno tiene que salir un poco de uno. Cada parte puede encontrar interés en la otra parte. Entonces se gesta la posibilidad de un diálogo corporal. Todos tenemos con los compañeros afinidades y desencuentros.

Siempre que nos acerquemos a un “Universo distinto al nuestro” (léase: compañero) debemos estar atentos si queremos sintonizar con un “nuevo universo psicofísico”. Con los que tenemos mayor afinidad podemos avanzar en atravesar nuevos desafíos o caer en una zona de confort. Con los compañeros que tenemos menor afinidad tenemos la oportunidad de aprender mucho, porque nos exigen mayor concentración en la propuesta de trabajo y acceder a un “universo psicofísico” que percibimos más lejano. Por lo tanto podremos aprender posiblemente cosas mucho más nuevas para nosotros.

Cuando aparece un encuentro con afinidad es propicio reforzar la atención en la música, para no perderse en el estímulo sensitivo que se activa. Lo sensitivo abarca mucho más de 5 sentidos físicos. Es muy probable que bajemos la intensidad de escucha de las músicas si estamos trabajando con otro. Ayuda resonar con la voz o con el gran resonador, que es el nasal, mientras nos movemos. Así estaremos “anclados” en registrar la vibración de la música que suena por los parlantes.

“Volcarse a la experiencia presente” es una metáfora que ayuda a que uno no se tire ni se arroje arriba del compañero. Cuando uno “Se vuelca”, vuelca su contenido. No hay vuelta atrás…

Cuando escuchamos que empieza un tema, podemos nutrirnos de cómo se mueven nuestros compañeros, buscando detectar quien o quienes me pueden aportar un movimiento que me resulte afín a la música. A eso le llamamos “tomar la plástica del Otro”. Este estímulo sumado a ir ampliando la escucha de los diferentes géneros musicales nos ayuda a ir descubriendo las distintas formas de moverse que corresponden a las distintas músicas.

 

Pregunta 2 ¿Por qué acostumbramos estar en la clase con los ojos cerrados?

 

En general se ve a los demás con los ojos cerrados pero los tienen entreabiertos, un poquito siguen viendo. El cerrar los ojos nos ayuda a la introspección, a conectarnos con nuestro sentir interior. Vamos descubriendo con el tiempo que según el momento o las músicas de las clases tendemos a abrir más o menos los ojos. Cuando se llega al grupo decimos que uno llega con una “mirada” aprendida a recortar. Con el tiempo se hace necesario desarrollar una mirada más completa, una mirada de la totalidad del grupo, que la llamamos “Visión”.

Cuando uno amplia la mirada hacia una visión aprende a ver a nuestros compañeros dentro del grupo permanentemente. Para que un grupo exista es evidente que existe una búsqueda en común. Estar atento a la totalidad de los presentes, refuerza la posibilidad de estar en “conciencia asociada” con los demás.

La forma de abrir o cerrar los ojos se va modificando con el tiempo. A veces estamos menos dispuestos y se manifiesta cerrando o abriendo los ojos. La idea es llegar a estar comunicados con la vista, con los ojos bien abiertos hacia nuestros compañeros; mientras sintamos que la música lo invita y mientras podamos evitar que la mirada compartida con el otro nos remita a nuestro “yo identificado”.

EJERCICIO

Se dividen en dos grupos. Música ambient de Enigma, cálida.

  1. Hacen la música libremente

  2. Reconocen cuando tienen el peso del lado derecho o del izquierdo

  3. Buscan encontrar las “diferencias de posibilidades” de cada lado.

  4. Un compañero hace de apoyo y el otro se permite moverse con mayor libertad

  5. Definen un lado en tensión e intentan que el otro lado aproveche para expresar

  6. Reducen el movimiento de cada lado a una medida más chiquita, para percibir las diferencias de posibilidades que tiene cada lado.

 

Algunos reconocieron que cada lado del cuerpo tiene una habilidad particular.

Ser consciente de nuestro lado de apoyo ayuda a estar más responsable de nuestro peso propio.

Cuando estamos más conscientes de nuestros ejes laterales, podremos interactuar con mayor libertad con nuestros compañeros, movernos más desidentificadamente.

                                                                                                                                     

                                                                                                                            Emilio