Estados Unidos 860 Timbre 3 - San Telmo       Wathsapp 115-338-9700

CLARIFICACIÓN   N°12  18/08/18

de dudas personales.

Pregunta: ¿Cómo prestar atención al ritmo y la emoción de una música simultáneamente?

En todos los temas se cuenta una historia, como en un cuento o una película. Prestar atención simultáneamente al ritmo y a la emoción de una música nos acerca a la motivación del compositor. La motivación está en el plano mental, solo se accede transitando por el plano físico y el emocional. Pareciera que uno se tuviera que disociar, pero en realidad lo que hace es integrar distintos aspectos de la música. El que nos habla de la imposibilidad de lograr estar atentos al ritmo y a la emoción es nuestro personaje autoritario, que no quiere que cambiemos sin hacer el esfuerzo correspondiente. Es un defensor de nuestra integridad psíquica. Nuestro organismo sabe que para verdaderamente ampliar se requiere una dedicación y energía personal importante. Para acceder al ritmo de distintos géneros musicales tenemos que resignar movernos como lo hacemos frecuentemente. Para lograr este sacrificio se necesita estar inspirado en una motivación. Requiere de un gran esfuerzo poder acceder a distintos géneros musicales. Siempre habrá algunos géneros en que tendremos mayor o menor facilidad. A la vez siempre será un desafío que percibiremos como inalcanzable.

Si el que se mueve libremente piensa en la importancia de ampliar su forma de moverse, esto ayudará en que pueda lentamente ampliar su movimiento estereotipado.

En general comienzan por desarrollar destrezas dentro del propio movimiento estereotipado. Cuesta pasar por una crisis importante reconocer la limitación del propio movimiento.

Cada grupo humano tiene plásticas o emplazamientos distintos. Con el tiempo de intentar interpretar distintos géneros se empiezan a descubrir sus diferencias y sus puntos en común.

Por ejemplo una música árabe tiene en común con una chacarera que las dos son folklóricas. Folklóricas quiere decir que originalmente nucleaban a distintas comunidades, las dos provocan “cercanía” entre los que danzan. Además en las dos el alojamiento es en la zona de la cadera. Está claro que hay danzas y bailes. En los bailes hay una coreografía, en la danza no. Los bailes pueden manifestarse en competencias de baile. Cuando a un baile se lo llama artístico, muchas veces cambia su alojamiento del que tenía su danza original.

                                                                                                                             Emilio