Estados Unidos 860 Timbre 3 - San Telmo       Wathsapp 115-338-9700

CLARIFICACIÓN   N°10   28/7/18

de dudas personales.
 

Pregunta: ¿Cuándo uno está lesionado conviene venir a observar?

Siempre es propicio participar, siempre uno puede sumarse a la búsqueda.

Es conveniente si uno debe estar sentado por alguna limitación física o anímica, hacerlo vestido con ropa de “fagina”, ropa que acostumbre usar en las clases.

En nuestra teoría, que puede interpretarse de variadas formas según la preparación con que uno llegue al grupo, uno llega a la clase con “el yo identificado”.

El Yo Identificado es donde se encuentra la identidad de nuestra personalidad.

Depende de la conciencia con que uno acceda a la propuesta la posibilidad de comprender la importancia de desarrollar el OBSERVADOR.

Primero desarrollar el observador se confunde con ampliar el sentido de la vista exclusivamente. A medida que uno avanza en la puesta en práctica de las propuestas, va comprendiendo la posibilidad de Aceptar la posible presencia de un OBSERVADOR de 360° durante la Danza Expresiva.

El observador es el encargado de registrar nuestras percepciones: Físicas, anímicas y mentales, simultáneamente.

Se logra con el tiempo y la disposición al trabajo, estar más y más en presencia de uno mismo.

Esta conexión con uno mismo acerca felicidad, una posibilidad de encontrarse verdaderamente con un OTRO.

El OBSERVADOR propio se alimenta de la energía del campo, de la búsqueda compartida de Ampliar nuestra PERCEPCIÓN.

Estar en conexión con uno mismo es igual a estar en tiempo presente, en la famosa búsqueda del AQUÍ y AHORA.

El juego que se desarrolla nos recuerda nuestra niñez.

Se aprende siempre JUGANDO. Se aprende mucho más JUGANDO en libertad.

El juego de ADULTOS lo asociamos con  “El absurdo”, con una pérdida de racionalidad lógica.

Al desarrollar el OBSERVADOR, toma más importancia “la presencia de los compañeros de búsqueda”.

EJERCICIO

Cada uno reconociendo percepciones personales con respecto a su trabajo.

Un valioso trabajo de “Concientización intelectual”.

Se lo expresó como “Compartir comida viva”.

No hubo ejercicios con movimiento, pero si se movieron mucho las neuronas!

 

 

                                                                                                                        Emilio