Algunas de las propuestas no explícitas:

*Permitirse moverse por la “idea-acción” (como oposición a moverse por una imagen conocida)

*Intentar “expresar las más variadas músicas” del archivo de la humanidad.

*Percibir al Otro como por primera vez y “tomar del Otro” todo lo que me llama la atención.

*Reconocer la capacidad de trasladar el peso hacia los laterales y también lograr la torsión del torso.

*Aprender a conciliarnos en el conflicto, entendiéndolo siempre como oportunidad.

*Descender psicofísicamente, permitir que circulemos por los 7 centros naturalmente.

*Concientizar los apoyos en observando nuestro equilibrio dinámico.

*Desarrollar nuestro ingenio frente a situaciones inesperadas.

*Reconocer al Otro como una maravillosa oportunidad de revelarnos aspectos propios.

*Dejar que salga la voz, cuando necesite salir.

*Practicar el “vaciado”, para posibilitar la llegada de “algo nuevo”.

*Desarrollar nuestro “Observador” para poder comenzar un trabajo sobre si. (imposible sin él!)

*Practicar el “pulsar” las emociones en nuestro cuerpo de las músicas.

*Reconocer igual importancia al hemisferio cerebral derecho que al izquierdo.

*Ahondar en el principio de todo movimiento: El principio de palanca (punto de apoyo-potencia-resistencia)

*Discriminar distintas “alturas expresivas” física y emocionalmente.

*Alcanzar el trabajo en estado de “conciencia asociada” (todo se integran en un todo)

*Descubrir la importancia del “reflujo” de nuestros movimientos.

*Trabajar la improvisación dramática de las músicas sin “hacer como si”.

 

Todas estas ideas están presentes!

Sucedieron 28 años trabajando guiados por ellas…

Se comparten en un ambiente hacia la libertad…