Manchamos rítmicamente con óleo pastel de manera rápida y sin pensar sobre un tema planteado grupalmente. A través de la lectura directa de los trabajos desarrollamos nuestra mente asociativa.

Es una práctica en hoja A3 con oleos pasteles.

La desarrollamos desde hace más de 25 años, y nos pone poco a poco en contacto con nuestra mente analógica y con la sabiduría de nuestro inconsciente.

Las formas y los colores que aparecen nos aportan aspectos inesperados a los temas que planteamos como “consulta a nuestros inconcientes”.

Se despierta una capacidad mental de observación, donde se abre la mirada y se amplían posibilidades de lectura.